FICHA TÉCNICA

  • Título: La cabaña

  • Autora: Natasha Preston

  • Editorial: Crossbooks

  • Saga/Autoconclusivo: Autoconclusivo

  • Género: Thriller

  • Año de publicación: 2018

  • Precio: 15,95€

  • Páginas: 352

SINOPSIS

Un fin de semana de juerga en una cabaña remota es justamente lo que Mackenzie necesita. Quiere divertirse a tope con sus amigos, lejos de los padres y las obligaciones. Pero tras una noche loca dos de ellos mueren… asesinados.
Sin signos de que la puerta haya sido forzada y ningún rastro de forcejeo, las sospechas recaen sobre el grupo de amigos.
Entre ellos solo hay un asesino. Pero ninguno es inocente.

MI OPINIÓN

Comenzaré diciendo que anteriormente leí de la autora El Anónimo y aunque no fue mi mejor lectura me mantuvo enganchada y le di una nota bastante aceptable. Pero con este otro libro he sido incapaz de hacerlo porque me ha puesto muy nerviosa durante toda la lectura. No sé si será por la época en la que lo leí o porque realmente este libro es mucho peor que El anónimo, pero ha sido una fail total. En esta reseña no me voy a extender mucho porque tampoco es necesario teniendo en cuenta la sencillez de la trama y que básicamente no me ha gustado nada.

La trama nos presenta a un grupo de amigos universitarios que van a pasar un fin de semana en una cabaña apartada. Después de una noche de borrachera y de juerga se despiertan y encuentran los cadáveres de una pareja del grupo. Obviamente asesinados puesto que tienen varias puñaladas. La investigación apunta a que el crimen lo ha debido de cometer alguien que se encontraba dentro de la cabaña puesto que todas las puertas y ventanas estaban cerradas desde dentro.

Quiero decir que es uno de los peores libros de suspense que he leído hasta ahora. Cuando leí la sinopsis me recordó a la típica película slasher que es entretenida y te mantiene enganchada pero es que este libro no había por donde cogerlo.  Tiene un argumento bastante mediocre, no hay ningún giro argumental, todos los personajes son demasiado clichés y aburridos, empezando por la protagonista y los diálogos … uff es que me reía por no llorar.

Y bueno, como me esperaba, el final ha sido absurdo en su totalidad.

Soy muy fan de los thrillers y también de las películas de terror/ suspense por lo tanto tengo el listón bastante alto en cuento a este género pero es que este libro no ha cumplido nada de lo esperado. Me da mucha rabia porque me gustan muchos estas tramas de averiguar quien es el asesino con la tendencia de la típica historia slasher pero siempre con un mínimo de sentido y con unos diálogos algo más trabajados…

Los personajes como os he comentado antes, me han parecido los típicos “niños” de 19-20 años que vemos en las películas de comedia estadounidenses que solo piensan en beber alcohol, fiestas y sexo. Todos esconden secretos y se supone que cada no de ellos tienen motivos para haber matado a sus amigos y son sospechosos, pero vamos que los motivos son ridículos para una acusación policial.

En resumen la pluma de la autora es muy ágil, sencilla y hace que la lectura no sea pesada pero esta historia no hay por donde cogerla, en mi opinión no es un buen thriller, ni siquiera para catalogarlo de juvenil.

PUNTUACIÓN

1/5